¿Cómo establecer un buen horario de ejercicio para los niños?

A veces, los niños parecen tener una energía infinita. Después de que regresan a casa de la escuela, los niños parecen tener todavía la energía para hacer deporte y todavía quieren jugar al aire libre. Para los niños que realizan diferentes tipos de ejercicio, es importante que los padres estén atentos a las señales de que están demasiado cansados ​​o lesionados durante el deporte.

La cantidad y el tipo de actividad física adecuados para su hijo dependen de su edad, sus intereses y su aptitud. Aquí hay algunas pautas de ejercicio para niños que puede aplicar.

1. Trate de al menos 60 minutos al día

Los niños mayores de seis años deben realizar al menos una hora de actividad física al día. Esta actividad se puede realizar en interiores o exteriores. Si esto se considera demasiado, tenga en cuenta que no es necesario que lo haga todo de una vez. Es una buena idea hacer que los niños se muevan durante unos minutos cada hora. Tienen períodos de atención más cortos y tienden a estar activos durante períodos de tiempo más cortos que los adultos.

2. Incluya 3 tipos de ejercicio

Al igual que los adultos, los niños necesitan diferentes tipos de ejercicio para mantenerse saludables. Aquí hay tres tipos de ejercicio recomendados para niños:
  • Actividades aeróbicas, o el tipo de ejercicio que hace que el corazón y los pulmones bombeen. Una buena forma de conseguirlo es caminando a la escuela, haciendo senderismo o patinando. Al menos tres días a la semana, los niños deben realizar actividad aeróbica, lo que les hace respirar más de lo habitual. Pueden correr, nadar o hacer un baile rítmico rápido.

  • Fortalecimiento muscular. Cada tres días de la semana, los niños deben entrenar sus músculos. A cualquier edad, pueden participar en actividades que utilizan su peso corporal como apoyo, como la gimnasia, el tira y afloja o la escalada de rocas y árboles. Con el entrenamiento y la supervisión adecuados, los niños mayores y los adolescentes pueden ejercitar sus músculos levantando pesas.

  • Entrenamiento atletico, como saltar y correr, al menos tres días a la semana les ayudará a desarrollar huesos fuertes.

3. Preste atención a la condición del niño.

La mayoría de los niños saben muy bien sus propios niveles de energía. Si a los niños se les permite moverse cuando el cuerpo les dice que lo hagan, no hay forma de que se muevan demasiado. Los problemas se vuelven más comunes cuando los niños comienzan a seguir un programa de entrenamiento para un deporte. Los niños se desarrollan a ritmos diferentes y algunos pueden participar en más actividades que otros. Cuando intervienen factores externos, como los entrenadores, es importante que los padres se aseguren de que sus hijos sigan disfrutando de lo que hacen.

Si su hijo parece cansado, lesionado o incapaz de recuperarse por completo del ejercicio, es posible que esté entrenando demasiado. Otra señal de fatiga es que los niños también pueden perder interés en las actividades que solían disfrutar.

Mantenga a su hijo en buena forma física animándolo a probar diferentes deportes a lo largo del año y a probar otras actividades en días fuera de su horario de entrenamiento. Para los niños que se toman en serio su deporte, también es importante descansar al menos un día a la semana.