Amnesia disociativa, trastornos de la memoria que deben reconocerse

La amnesia disociativa es un tipo de trastorno disociativo que implica la incapacidad de recordar información personal importante que la mayoría de las personas rara vez olvidan. Los trastornos disociativos son enfermedades mentales que involucran alteraciones en la memoria, conciencia, identidad y / o percepción. Cuando se altera una o dos de estas funciones, se producirán síntomas. Estos síntomas pueden interferir con las actividades diarias de una persona, incluidas las actividades sociales, el trabajo y las relaciones. La amnesia disociativa puede ocurrir cuando las personas bloquean cierta información, generalmente eventos relacionados con traumas o estrés. Esto le impedirá recordar información personal importante. Esta condición es diferente al caso normal de olvido. Por ejemplo, olvidarse de poner las llaves o no poder recordar el nombre de alguien a quien solo conoció una o dos veces. La amnesia disociativa no es lo mismo que la forma habitual de amnesia, que implica la pérdida de información de la memoria, generalmente como resultado de una enfermedad o lesión en el cerebro. En la amnesia disociativa, la memoria sigue ahí, pero se almacena muy profundamente en la mente de la persona y no se puede recordar. Sin embargo, la memoria puede volver por sí sola o después de haber sido provocada por algo alrededor de la persona.

Causas de la amnesia disociativa

Esta amnesia está asociada con un estrés extremo, que puede ser el resultado de un evento traumático. Por ejemplo, guerra, acoso sexual, accidentes o desastres naturales que haya visto o experimentado de primera mano. También existe la posibilidad de factores genéticos en el desarrollo de trastornos disociativos, incluida la amnesia disociativa, porque las personas con estos trastornos a veces tienen parientes cercanos con la afección.

Los síntomas de la amnesia disociativa

El síntoma principal de esta enfermedad es una incapacidad repentina para recordar eventos pasados ​​o información personal. Los pacientes generalmente se verán confundidos y experimentarán depresión o ansiedad.

Diagnóstico de amnesia disociativa

Si aparecen síntomas de amnesia disociativa, el médico debe evaluarlos realizando un historial médico completo y un examen físico. Aunque no existe una prueba específica para diagnosticar la amnesia, los médicos pueden realizar varias pruebas, como: electroencefalogramas (EEG), neuroimagen o un análisis de sangre. Estas pruebas sirven para descartar la posibilidad de enfermedades neurológicas o de otro tipo y efectos secundarios de los fármacos como causa de los síntomas de la amnesia disociativa. Ciertas afecciones, como enfermedades cerebrales, lesiones en la cabeza, intoxicación por drogas o alcohol y falta de sueño, pueden causar síntomas similares a los de los trastornos disociativos, incluida la amnesia. Si no se encuentra ninguna enfermedad física, el paciente puede ser derivado a un psiquiatra o psicólogo, quienes están especialmente capacitados para diagnosticar y tratar los trastornos mentales. Utilizan entrevistas y herramientas de evaluación diseñadas específicamente para evaluar si una persona tiene un trastorno disociativo o no.

Tratamiento de amnesia disociativa

  1. Psicoterapia. Esta terapia utiliza técnicas psicológicas diseñadas para fomentar la comunicación de conflictos y aumentar la comprensión de los problemas.
  2. Terapia cognitiva. La terapia se enfoca en cambiar los patrones de pensamiento disfuncionales y los sentimientos y comportamientos resultantes.
  3. Terapia familiar. Este tipo de terapia puede ayudar a enseñar a la familia del paciente sobre el trastorno y sus causas, y puede ayudar a la familia a tomar conciencia de los síntomas de una recurrencia de la enfermedad.
  4. Terapia creativa (música o arte). Esta terapia puede permitir a los pacientes expresar sus pensamientos y sentimientos de forma segura y creativa.