8 beneficios de los instrumentos musicales para niños que los padres deben saber

Muchas cosas pueden ser una opción para que los padres exploren el potencial de sus hijos cuando ingresan a la edad de niños pequeños (3-5 años). Además de incluirlos en diversas actividades deportivas, los niños también pueden comenzar a familiarizarse con los instrumentos musicales, tanto tradicionales como modernos. No todos los niños que practican música a una edad temprana pueden convertirse en sucesores de Beethoven o convertirse en prodigio como el pianista nacido en 2003, Joey Alexander. Sin embargo, al menos hay muchos beneficios de tocar instrumentos musicales que los niños pueden sentir cuando participan en esta divertida actividad.

¿Cuáles son los beneficios de los instrumentos musicales para los niños?

Tocar música no solo hace que los niños se sientan felices al escuchar canciones y cantar al ritmo. Más que eso, el arte de la música también puede mejorar la capacidad del cerebro del niño para hacerlo más sensible al entorno circundante. Estos son algunos de los beneficios de los instrumentos musicales que los niños pueden sentir:
  • Habilidades lingüísticas: Se ha comprobado que tocar un instrumento musical aumenta la capacidad del cerebro izquierdo humano relacionada con las habilidades del lenguaje, de modo que los niños con actividades de artes musicales tienden a tener una mejor articulación de palabras y habilidades de lectura que aquellos que no participan en actividades musicales.

  • Crecimiento del cerebro: Los estudios muestran que tocar un instrumento musical puede estimular el cerebro, más precisamente para construir nuevas redes neuronales y luego mejorar el desempeño del cerebro mismo.

  • Memoria, enfoque y concentración: Se ha demostrado que los niños que practican instrumentos musicales tienen buena memoria y están más concentrados en hacer algo en un período determinado.

  • Bueno en matemáticas: Muchos niños que practican instrumentos musicales también son buenos en matemáticas, desde matemáticas básicas hasta matemáticas avanzadas, como la capacidad de imaginar ciertos cambios de forma.

  • Mejorar la coordinación: Al igual que hacer ejercicio, tocar un instrumento musical también puede mejorar las habilidades motoras de un niño. Al tocar el piano, por ejemplo, el niño debe coordinar sus dedos con sus oídos y ojos para que el cerebro y los músculos deban sincronizarse.

  • Practica la disciplina: cuando el niño está en el nivel intermedio o avanzado, puede establecer el objetivo en su actividad artística musical. Esto le enseñará disciplina y compromiso, así como trabajo duro y paciencia. Cuando el niño logre el objetivo, elógielo por su logro para que se sienta orgulloso de la disciplina que ha aplicado hasta ahora.

  • Habilidades sociales: Cuando un niño se une a una banda o grupo de canto, se dice que la música tiene una función social. A través de la música, los niños aprenderán a sentir empatía por los demás.

  • Exprésate: Por último, tocar un instrumento musical puede hacer que los niños no duden en expresarse mientras exploran sus talentos.
Según los expertos, para maximizar los beneficios de los instrumentos musicales para los niños, los padres deben prestar atención a los intereses de los propios niños. Los padres no deben imponer ciertos instrumentos musicales, si de hecho el niño no está interesado o el instrumento musical no está de acuerdo con la personalidad del niño. [[Artículo relacionado]]

Presentar instrumentos musicales a los niños

Después de conocer los beneficios de la música mencionados anteriormente, los padres pueden preguntar cuándo es el mejor momento para presentarles los instrumentos musicales a sus hijos. Además, ¿qué instrumentos musicales se deben presentar a los niños primero? En términos generales, la introducción de instrumentos musicales a los niños se puede clasificar en tres fases:
  • La primera fase se realiza de manera informal introduciendo lo antes posible, incluso cuando nace un nuevo niño en el mundo. Los padres pueden introducir ciertos sonidos, como una canción de una caja de música o una canción grabada de un reproductor de música.

  • La segunda fase se realiza cuando los niños tienen 3 años o más ingresando en instituciones musicales. Sin embargo, a los niños no se les enseñará a tocar instrumentos musicales, sino que primero les presentarán melodías, ritmos y tipos de instrumentos musicales.

  • La tercera fase se lleva a cabo cuando los niños tienen entre 6 y 9 años, es decir, comenzando a proporcionar material de arte musical e introduciéndoles en instrumentos musicales más específicos de acuerdo con sus intereses.
Hasta ahora, no existe un estándar sobre qué instrumentos musicales deben presentarse a los niños primero. Sin embargo, los tipos de instrumentos musicales que se suelen introducir temprano son el piano y el violín, también puede ser la guitarra, el ukelele o la flauta dulce. Además, también puede elegir varios instrumentos musicales tradicionales de su propio país, o incluso de otros países. Además de proporcionar los beneficios de las artes musicales como se mencionó anteriormente, la introducción de instrumentos musicales tradicionales también es, al mismo tiempo, inculcar conocimientos sobre las tradiciones y la cultura detrás de estos instrumentos musicales en los niños.